, ,

Los curiosos y únicos Kit-Kat de Japón

kitkat-5

Fuente: Nestlé

Uno de los souvenirs más populares que los turistas se traen de sus viajes a Japón son las curiosas chocolatinas de allí. Por supuesto, entre ellas no podrían faltar los Kit-Kat.

A pesar de ser de origen suizo, los Kit-Kat se han convertido en un icono japonés, tanto que las ventas de este chocolate superaron a las de Meiji Chocolate (la marca de chocolatinas japonesa más popular) en los años 2012-2014. Desde el año 2000, se han producido más de 300 ediciones limitadas de Kit-Kat en el país del sol naciente. Curiosamente, la pronunciación del nombre de esta chocolatina es muy similar a la expresión Kitto Kattsu (きっと勝つ), que en japonés significa ‘la victoria está asegurada’. La propia compañía utilizó este juego de palabras para una campaña en la que proponían usar los Kit-Kat como un amuleto de buena suerte para los estudiantes que fuesen a examinarse de Selectividad en Japón. En los envoltorios de los Kit-Kat del kit de regalo para estudiantes hay un espacio en blanco en el que se pueden escribir mensajes de ánimo y buena suerte.

 

 

kitkat-2

Fuente: Nestlé

Los Kit-Kat japoneses se han hecho famosos alrededor del mundo por sus increíbles sabores.  Algunos de los más populares resultan familiares, como fresa, manzana o café. Otros son más curiosos, como judía roja, té matcha e incluso salsa de soja. En 2016 se introdujo el sabor de sake, la característica bebida japonesa. Algunos sabores están limitados a ciertas regiones y sólo se venden en las tiendas específicas de aquella región. Se tratan de sabores muy característicos de aquella zona, que algunos viajeros se dedican a coleccionar por Japón.

kitkat-1

Fuente: Nestlé

Desde el año 2014 existen en Japón unas tiendas dedicadas únicamente a vender Kit-Kat. Estas tiendas, llamadas Kit-Kat Chocolatory, venden Kit-Kats exclusivos y de alta calidad, más caros y refinados.

kitkat-3

Fuente: Nestlé

Otros sabores se producen únicamente durante épocas específicas, como el sabor a calabaza en Halloween o el de té verde de cerezo para San Valentín.

kitkat-4

Fuente: Nestlé

 

La demanda de Kit-Kat en Japón es tan alta que en 2017 Nestlé anunció que abriría una nueva fábrica de esta chocolatina en el país, 25 años después de la apertura de la última fábrica.

Si estáis interesados en probar estos Kit-Kat tan especiales pero no podéis o no queréis ir a Japón, hay solución. Nestlé vende estas chocolatinas online en su propia página y a través de Amazon. Eso sí, el precio es elevado.

Aquí tenéis el enlace a la tienda Kit-Kat Chocolatory online: https://chocolatory.nestle.jp/ (sólo disponible en japonés e inglés).

Y aquí un anuncio japonés de Kit-Kat de té verde:

 

La bomba de Hiroshima, el infierno nuclear

El 6 de agosto de 1945 ha quedado grabado para siempre en la memoria de los japoneses. Ese día, cumpliendo la orden del presidente Harry S. Truman, el ejército estadounidense lanzó sobre la ciudad de Hiroshima la primera bomba atómica que cayó sobre una población habitada. Tres días después aviones norteamericanos lanzaron una segunda bomba sobre Nagasaki y esos dos trágicos sucesos forzaron la rendición incondicional del ejército imperial japonés, que tuvo lugar el 15 de agosto, y, en consecuencia, provocaron el fin de la Guerra del Pacífico, y por extensión de la II Guerra Mundial.

¿Fue necesaria tanta destrucción para poner fin al conflicto bélico? ¿No existían otras alternativas? ¿Pudieron elegirse otros objetivos militares que no causaran tantas muertes entre la población civil? ¿Aprovechó Estados Unidos para conocer los efectos de una explosión nuclear sobre seres humanos? ¿Se trataba sobre todo de una demostración de fuerza para intimidar a los soviéticos? Todas esas interrogantes planean en el aire desde entonces, pero el silencio suele ser la única respuesta que se obtiene tanto en Japón como en Estados Unidos.

Bomba Hiroshima

La nube atómica sobre Hiroshima vista desde Matsuyama

La mayoría de los japoneses prefieren pasar de puntillas por este pasaje de su historia reciente. Incluso los supervivientes de la devastación atómica, los tristemente conocidos como “hibakusha” (被爆者), se han convertido en unos olvidados y no han recibido ni el reconocimiento social ni las ayudas económicas necesarias por parte de los sucesivos gobiernos japoneses.

El final de la guerra supuso también el principio de la ocupación norteamericana. El general MacArthur, comandante en jefe de las fuerzas aliadas para la supervisión de la ocupación del archipiélago, diseñó un plan para reconstruir Japón a imagen y semejanza de Estados Unidos, redactando una Constitución, instaurando un sistema de partidos e implantando una economía ultracapitalista. El férreo control norteamericano y la complicada posición del emperador Hirohito, al que la rendición le había convertido de la noche a la mañana en un ser terrenal, empezaron a tejer con el paso del tiempo un tupido velo de silencio sobre el lanzamiento de las bombas atómicas, a las que el propio Hirohito, en una rueda de prensa – la primera que concedía un Emperador en la historia – definió como “un suceso inevitable y necesario”. Seguramente esa respuesta, que en aquel momento sorprendió y avergonzó a muchos japoneses, formaba parte de los acuerdos firmados con el general MacArthur para preservar la institución y también su propia vida. No hay que olvidar que el primer ministro Hideki Tojo, seis ministros del gobierno y varios altos cargos militares fueron juzgados y ejecutados. Sin embargo, MacArthur convenció al presidente Truman para mantener con vida al Emperador Hirohito, porque pensaba que su ejecución desencadenaría una ola de violencia y acrecentaría el odio hacia los norteamericanos. Además la figura del Emperador, modernizada y desvinculada de su origen divino, se convertiría en el eje vertebrador de la radical transformación que el general MacArthur planeaba para la sociedad japonesa.

El origen de la bomba de Hiroshima

En los primeros años de la década de los años cuarenta, el ejército de Estados Unidos, con la ayuda de Reino Unido y Canadá, empezó a investigar en secreto la forma de fabricar una bomba atómica. Una carta de Albert Einstein a Franklin D. Roosevelt fechada en 1939 advertía de la posibilidad de fabricar bombas extraordinariamente potentes utilizando el uranio como una nueva e increíble fuente de energía. Las investigaciones de los científicos Enrico Fermi, Leó Szillárd, Edward Teller y Eugene Wigner así lo confirmaban.

Bomba atómica Hiroshima

El científico Robert Oppenheimer y el general Leslie Groves, los dos máximos responsables del Proyecto Manhattan. Foto: Wikimedia Commons

En octubre de 1941, sólo dos meses antes de que Estados Unidos entrase en la II Guerra Mundial tras el ataque japonés a Pearl Harbor, el gobierno norteamericano puso en marcha el Proyecto Manhattan, cuyo objetivo era fabricar la bomba atómica antes que los nazis y puso al frente del proyecto al científico Robert Oppenheimer. Cuatro años después, y tras una inversión total de más de 2 billones de dólares, el 16 de julio de 1945 los norteamericanos realizaron con éxito el primer ensayo atómico en el desierto de Alamogordo (Nuevo México). El ejército alemán se había rendido un mes antes, el 7 de mayo, por lo que Alemania ya no sería el objetivo de la bomba y se empezó a plantear la posibilidad de lanzarla sobre Japón, con quien Estados Unidos mantenía una cruenta lucha en el Pacífico.

El presidente Harry S.Truman avisó al ejército japonés del inminente lanzamiento de una nueva bomba de efectos devastadores si no aceptaban una rendición incondicional. Ante su negativa y después de muchas deliberaciones, el presidente Truman autorizó el lanzamiento de la bomba atómica sobre la ciudad de Hiroshima.

Hiroshima antes de la bomba

En el verano de 1945 Hiroshima era una ciudad asolada por los bombardeos norteamericanos. Las provisiones escaseaban, la mayoría de los hombres en edad militar estaban alistados en el ejército imperial y las mujeres se las ingeniaban para dar de comer a sus familias. Hiroshima era un importante centro militar y una base naval de primer orden. Frente a sus costas acechaban amenazantes decenas de portaaviones norteamericanos desde los que despegaban los B-29 que aterrorizaban a la población con sus continuos bombardeos.

En agosto de 1945 Hiroshima era una ciudad de un millón de habitantes y su puerto atraía una importante actividad comercial. A pesar de la guerra sus habitantes intentaban mantener la normalidad, los niños acudían a la escuela, las tiendas estaban abiertas y los tranvías llevaban a la gente a sus hogares y sus lugares de trabajo. La ciudad estaba repleta de refugios antiaéreos, a los que sus habitantes acudían con demasiada frecuencia para protegerse de los bombardeos norteamericanos.

La explosión

A las 8:15 del lunes 6 de agosto de 1945 un bombardero estadounidense B-29, al que su piloto Paul Tibbets había bautizado con el nombre de Enola Gay en honor a su madre Enola Gay Tibbets, lanzó una bomba de uranio sobre Hiroshima, la célebre Little Boy. Cincuenta y cinco segundos después de su lanzamiento, la bomba se situó a 600 metros sobre la ciudad, la altura determinada para su explosión. La detonación produjo una explosión equivalente a 13 kilotones de TNT y la temperatura superó el millón de grados centígrados, creando una inmensa bola de fuego que se expandió en menos de un segundo más de 250 metros de diámetro.

enola-gay

La tripulación del B-29 “Enola Gay”. Licencia: Wikimedia Commons

Una columna de humo comenzó a ascender rápidamente formando una gigantesca nube con forma de hongo que empezó a crecer y llegó a alcanzar 800 m de alto y unos 3.000 de ancho. La explosión, que pudo sentirse hasta casi 60 kilómetros de distancia, rompió los cristales de las ventanas de los edificios que se encontraban a menos de 15 kilómetros. Unas 140.000 personas murieron instantáneamente, muchas de ellas literalmente desaparecieron, se volatilizaron, y la ciudad se convirtió en un infierno, llena de incendios por todas partes. El 70% de los edificios fueron destruidos y la ciudad se convirtió en una enorme superficie de tierra carbonizada.

Una media hora más tarde una extraña lluvia de color negro empezó a caer sobre la zona noroeste de la ciudad. Se trataba de una lluvia radiactiva, la llamada “lluvia negra”, que fue provocada por las corrientes de aire caliente que surgieron de los incendios y que elevaron a la atmósfera algunos de los isótopos radioactivos que había provocado la detonación. Muchos supervivientes recibieron la lluvia como un alivio para sus terribles quemaduras e incluso la bebieron, sin saber que esa lluvia negra estaba esparciendo sobre sus cuerpos una contaminación radioactiva que les provocaría a lo largo de las próximas semanas horribles enfermedades como ceguera, leucemia o tumores malignos.

boma hiroshima

Licencia: Hiroshima Peace Memorial Museum/Gonishi Kimura/Reuters

Los “hibakusha”, cuando sobrevivir se convierte en una pesadilla

Hibakusha (被爆者?) es una palabra japonesa que significa “persona bombardeada” y se utiliza en Japón para designar a las personas que sobrevivieron a los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki. Según datos oficiales existen más de 360.000 hibakusha, y la mayoría han padecido enfermedades y desfiguraciones provocadas por la radiación.

hibakusha

Una víctima del bombardeo de Hiroshima. Licencia: Creative Commons

Los hibakusha, entre los que hay que incluir también a muchos de los hijos de los supervivientes que heredaron algún tipo de enfermedad o malformación, han sufrido además un rechazo social, provocado sobre todo por el temor a un posible contagio. Ese rechazo ha sido tan generalizado que muchos hibakusha han tenido que enfrentarse a graves problemas sociales y económicos a lo largo de su vida, y los sucesivos gobiernos tanto nacionales como locales no les proporcionaron suficientes ayudas para paliar su situación. Por este motivo muchos hibakusha, si no presentaban pruebas visibles de sus enfermedades, prefirieron mantener su problema en secreto. Con el paso de los años los avances científicos demostraron que no existía ningún peligro de contagio y poco a poco los hibakusha empezaron a integrarse en la sociedad japonesa, aunque en muchos casos el daño psicológica ya era irreparable. En 1956 un amplio grupo de supervivientes formaron la organización Nihon Hidankyō (日本被団協), que nació con un doble objetivo: presionar al gobierno japonés para que destinara ayudas a los supervivientes de las bombas nucleares y trabajar para la abolición de las bombas atómicas en todo el mundo.

hibakusha

Un superviviente de la bomba de Nagasaki cuenta su experiencia a un grupo de jóvenes durante un congreso internacional celebrado en Viena

,

Los inodoros electrónicos japoneses

img_6855a

Desde hace décadas Japón es uno de los países pioneros en tecnología, al que Occidente copia descaradamente. Curiosamente, hay una invención característica japonesa que no termina de convencer en Occidente: los inodoros electrónicos o washlets (ウォシュレット).

A partir de la década de los ’00, en más de la mitad de los hogares japoneses se pueden encontrar estos retretes electrónicos. Hoy en día, el 80% de las casas tienen estos washlets. A pesar de su elevado precio, también se usan en baños públicos. De hecho, el primero con el que los viajeros se topen será probablemente en el aeropuerto.

img_6856

Hay muchos tipos de washlets, algunos más complejos que otros. Algunas de las funciones más básicas son el famoso chorro de limpieza (femenino y masculino), el secado y la calefacción. Pero otros tienen funciones más curiosas, como la emisión de un sonido o música para evitar que otros te oigan en el baño (más común en baños públicos) y LEDs nocturnos. El precio de estos inodoros puede alcanzar los 3.000 dólares, dependiendo de las funciones que ofrezca.

Claro que estos no son los únicos tipos de retretes usados en Japón. También se usan los occidentales que todos conocemos y, sorprendentemente, los de tipo “placa turca”. Los últimos son los tradicionales enAsia, que consisten en un agujero en el suelo sobre el que hay que acuclillarse. Este tipo de inodoro no supondrá un problema para los turistas occidentales que teman usarlo, ya que probablemente sólo lo encuentren en baños públicos en los que también habrá inodoros occidentales. Poco a poco, los retretes de tipo “placa turca” están desapareciendo.

inodoro_japones_tradicionaljapon

Fuente: www.taringa.net

El éxito de los washlets en Japón es, según muchos, debido a la obsesión de este país por la limpieza y la pureza. Esto implica que en Occidente, donde esta obsesión no existe de manera tan generalizada, los washlets parezcan excesivos e innecesarios. Es cuestión de tiempo conocer si estos curiosos retretes llegarán al mundo occidental como han hecho otros muchos inventos japoneses.

,

Akihabara, el barrio más otaku de Tokio

AkihabaraAkihabara (秋葉原) es uno de los barrios más emblemáticos de Tokio y es sin duda el destino preferido por todos los amantes de la electrónica y el manga. Sus calles son un auténtico hervidero de tiendas, luminosos y transeúntes en busca de ofertas y novedades. Cada día el Tokio más friki se da cita en Akihabara, al que los tokiotas llaman popularmente “Akiba”.

La primera vez que pisas Akihabara, la impresión es realmente impactante, incluso te sientes un tanto apabullado por la sobredosis de luces, colores y sonidos que inundan sus calles. Su atmósfera evoca el ambiente claustrofóbico de la película Blade Runner, incluso puedes encontrarte grandes cables colgando en los techos de algunas tiendas, mientras escuchas por todas partes frases en japonés, inglés, hindi, castellano o francés.

akihabara

Akihabara agota los sentidos. Puedes recorrer sus calles cientos de veces, y siempre encontrarás un rincón nuevo, una imagen diferente, un sonido que nunca habías escuchado antes en tu vida.

Akihabara es un submundo excéntrico dentro de una megalópolis hiperbólica, un cosmos que te atrapa desde el primer momento y te hipnotiza hasta llevarte a una especie de trance.

La mejor forma de llegar a Akihabara es en metro, si tienes el JR Pass toma la línea Yamanote o la línea Chūō-Sōbu hasta la estación de Akihabara y busca la salida “Elecric Town”. Otra opción es la línea Hibiya, pero no pertenece a la compañía JR.

akihabara-tokio

A los aficionados a la electrónica les esperan en Akihabara edificios enteros repletos de cámaras de vídeo, cámaras fotográficas, smartphones, ordenadores, equipos de sonido, altavoces, reproductores de mp3 y electrodomésticos. Pero te aconsejamos que antes de comprar, tengas en cuenta varios factores,

1º. Comprueba el voltaje

En Japón la corriente eléctrica es de 100V, mientras que en España es de 240V. La inmensa mayoría de los aparatos electrónicos japoneses son multivoltaje y funcionan tanto a 100V como a 240V, pero por si acaso, compruébalo. Pregunta a los vendedores, muchos hablan inglés e incluso algunos chapurrean el español. Lo único que necesitarías sería un adaptador para enchufarlo en España, y puedes comprarlo cuando vuelvas.

2º. Busca las áreas para turistas

Las grandes tiendas como Yodobashi Akiba, Big Cámera y Laox cuentan con plantas enteras dedicadas a turistas, donde ofrecen un 5% de descuento “duty free” a los no japoneses. Este descuento sólo se aplica en los productos cuyo precio supera los 10.000 ¥ (60 €) y deberás presentar tu pasaporte. Las grandes tiendas las encontrarás en las calles más grandes como Chuo Dori, la arteria principal de Akihabara.

3º. No te dejes impresionar por las últimas novedades

Te aconsejamos que busques siempre lo penúltimo, en el mercado japonés están surgiendo constantemente novedades y esos nuevos lanzamientos provocan que los precios de los modelos anteriores bajen considerablemente y puedas encontrar auténticas gangas. Las tiendas de Akihabara son el paraíso para los amantes de marcas como SONY, Panasonic, NEC, Canon, Nikon, Yamaha, Minolta, Olympus, Pentax, Epson, Pioneer, Hitachi, JVC, Sharp, Toshiba… ¿A qué alguna marca no sabías que era japonesa?

akihabara-manga

4º. No es fácil encontrar una garantía internacional

Muchos productos sólo te ofrecen una garantía local, por lo que si en España luego tienes algún problema con el aparato, no podrás reclamar al fabricante. Siempre es más fácil encontrar productos con garantía internacional en las grandes cadenas, pero siempre son más caros que los productos destinados al mercado local, a veces hasta un 30%.

5º. Busca tiendas de segunda mano

Akihabara está lleno de productos de segunda mano, sobre todo de fotografía y vídeo, Es una excelente oportunidad para encontrar oportunidades y traerte a España una auténtica ganga. En algunos casos se trata de productos que aún se venden en las tiendas españolas, pero a un tercio de su precio. Además los japoneses suelen ser extremadamente cuidadosos con los artículos que utilizan y cuando pasan a otras manos la mayoría de las veces están en perfectas condiciones. En el caso de los videojuegos, los japoneses devoran las novedades en un tiempo récord y enseguida los venden para comprar nuevos videojuegos, así que cuando los compres de segunda mano comprobarás que están como nuevos.

6º. Olvídate de lo smartphones 

Ni te molestes en mirar móviles o reproductores portátiles de TV digital. Las tecnologías son incompatibles. Y cuidado también con los ordenadores portátiles, su sistema operativo y el teclado están en japonés. También piénsalo dos veces antes de comprar un videojuego, en Japón la salida de vídeo es NTSC y en España es PAL. Los juegos para PS4, DS y Wii sólo funcionan en las consolas japonesas.

Si lo que buscas es encontrar lo último en el mundo del manga, el anime o los videojuegos, Akihabra es sin duda el lugar que estás buscando, pese a la competencia de otros barrios como Shinjuku,. Los fines de semana el barrio se llena de “akiba-kei”, los otakus que recorren Akihabara, dando una nota más de color a sus calles. En las tiendas encontrarás edificios llenos de manga para todos los gustos (shonen, kodomo, shojo, seinen, josei…), así como DVDs de anime, figuras, revistas, posters o productos para cosplayers.

akihabara-tokio

Si quieres aprovechar al máximo tu visita, estos son los principales puntos de interés que no deberías perderte:

Mandarake Complex Store

Tienda de la cadena Mandarake, presente en ocho ciudades de Japón. El edificio de Akihabara ocupa un edificio entero de ocho plantas en donde podrás encontrar manga, CD´s, videojuegos, juguetes, figuras, cartas, DVDs, cosplay…

101-0021 Sotokanda 3-11-12, Chiyoda-ku, Tokyo

Horario: 12:00 a 20:00

Abierto todos los días del año

http://earth.mandarake.co.jp/shop/cmp/index.html

Animate

Una de las más de setenta tiendas que la cadena Animate posee en Japón. Lo que no encuentres en sus ocho plantas es que no existe y tiene una novena planta donde se celebran eventos.

101-0021 Tokyo, Chiyoda, Sotokanda, 4 Chome−

Horario: 10:00 a 21:00

http://www.animate-world.com/shop/

Comic Toranoana

Tienda de siete plantas especializada en doujinshi, publicaciones de manga de pequeña tirada, normalmente fanzines. Se trata de una dojin shop, es decir, una comunidad formada por mangakas aficionados que publican conjuntamente sus obras, que suelen tener un estilo más alternativo. Cuenta con quince tiendas en ocho ciudades japonesas.

http://www.toranoana.jp/

101-0021 Tokyo, Chiyoda, Sotokanda, 4 Chome−

Horario: 10:00 a 21:00

Si lo que te interesan son los videojuegos, en las calles de Akihabara encontrarás un sinfín de tiendas especializadas donde encontrarás tanto las últimas novedades como los grandes clásicos. Pero eso sí, antes de comprar nada, asegúrate de que podrás utilizarlo en España. Las direcciones que no puedes perderte son las siguientes:

akihabara

Super Potato

Una espectacular tienda de cuatro plantas dedicada a la venta de retrogames (Super Nintendo, Nintendo 64, Sega Megadrive, Saturn, DreamCast, PS1, PS2). En la última planta hay un espacio lleno de juegos de los años 80, el paraíso de los videogamers más mayorcitos. Reconocerás el edificio por sus llamativas fachadas con las imágenes de Super Mario y Pacman.

101-0021 Tokyo, Chiyoda, Sotokanda, 1 Chome−11

Horario: 10:00 a 20:00

http://www.superpotato.com/

Aso Bit City

En Akihabara encontrarás dos tiendas de Aso Bit City: Aso Game City y Aso Bit Hobby City.Y no sólo encontrarás videojuegos, de hecho, podrás comprar maquetas, muñecos, trenes, juguetes y un sinfín de artículos relacionados con el mundo de los videojuegos, el manga y el anime. Los fines de semana suelen celebrarse eventos gratuitos dentro de sus instalaciones.

日本, 1 Chome-1518 Sotokanda, Chiyoda, Tokyo, Japón

Media Land

Se trata de un caos organizado donde hay de todo dentro de un edificio que parece en ruinas. En Media Land encontrarás muchos videojuegos de segunda mano e innumerables productos en oferta, algunos son auténticos chollos. Para los amantes de las curiosidades, Media Land es un lugar imprescindible.

1-14-1 Soto-Kanda, Chiyoda-ku,

Apertura de Lunes a Viernes de 10.30am-8pm

akihabara

Si quieres aprovechar al máximo tu visita a Akihabara te aconsejamos otras direcciones que, si tienes tiempo, no deberías perderte.

AKB48 Café & Shop

Es un restaurante dedicado al famoso grupo idol femenino AKB48, donde se celebran conciertos y se pueden comprar todo tipo de artículos relacionados con el grupo. Muchas tardes suelen reunirse fans del grupo para comentar sus últimos éxitos. En la sala principal hay dos pantallas gigantes que no paran de emitir videoclips y entrevistas a las componentes de la formación. El menú del restaurante está compuesto por los platos favoritos de las chicas del grupo, que los suelen presentar en algunos vídeos que aparecen en las pantallas. Son famosos sus posavasos, que se han convertido en auténticas piezas de coleccionista.

http://akb48cafeshops.com/akihabara/english

Gundam Café

Se trata de un restaurante-bar temático dedicado a la popular serie de ciencia ficción Gundam, famosa por sus espectaculares robots de combate. Te lo encontrarás justo al salir de la estación de metro de JR por la salida “Electric Town” y no pasará desapercibido.

101-0028 Tokyo, Chiyoda, Kanda Hanaokacho,

Horario

10:00–22:30

http://g-cafe.jp/akiba/

akihabara

M’s Pop Life Sex Department Store

Gigantesco sex-shop de siete plantas donde las mentes más calenturientas podrán encontrar todo tipo de artilugios que superarán todas sus expectativas. DVD´s, revistas, manga, ropa interior, gadgets… La industria del porno mueve millones de yenes en Japón y si visitas este sex-shop entenderás por qué.

101-0021 Tokyo, Chiyoda, Sotokanda, 1 Chome−1513

Horario: 10.00 – 23:00

https://www.ms-online.co.jp/

 

Don Quijote

A ningún español le pasa desapercibido el edificio de la cadena Don Qujote. Esta importante cadena, también conocida como “Donki”, cuenta con 123 tiendas distribuidas por Japón con 4 tiendas en Hawaii. Dentro encontrarás de todo: comida, ropa, electrodomésticos, juguetes, muebles, bicicletas, artículos de lujo…

“En este rincón del mundo”, una nueva mirada al drama de Hiroshima 

en-este-rincon-del-mundo“En este rincón del mundo” (Kono Sekai no katasumi ni) es un anime dirigido por Sunao Katabuchi y basado en el manga de Fumiyo Kuono, que llega ahora a las pantallas españolas, un año después de su estreno en Japón y después de recibir numerosos reconocimientos internacionales, como el premio a la mejor película de animación de la Academia de Cine Japonesa o el premio del jurado en el Festival de Annecy (Francia).
Aunque la película arranca en la década de 1930, la mayor parte de la acción se sitúa en 1944 y narra la historia de Suzu, una joven de 18 años que abandona su ciudad natal, Hiroshima, para trasladarse a la pequeña ciudad costera de Kure, a unos 20 km de distancia, donde deberá casarse con Shusaku, un joven funcionario del Tribunal Militar, al que apenas conoce. El contexto es crucial, la trama se sitúa en plena Segunda Guerra Mundial y a sólo un año del terrible lanzamiento de la bomba atómica.
en-este-rincon-del-mundo
Suzu le encanta dibujar, es una joven alegre e inquieta, y de repente tiene que enfrentarse a una nueva vida, en un nuevo hogar, junto a una familia que no es la suya. Por suerte para la inocente Suzu, su marido es un joven atento y educado, por el que poco a poco va sintiéndose atraída, sus suegros son muy amables, su cuñada, pese a su difícil carácter, avinagrado por un triste pasado, es una mujer de buen corazón, y la pequeña Harumi es un niña encantadora y llena de vida.
en-este-rincon-del-mundo
La película se enmarca en uno de las etapas más duras en la historia de Japón, dentro de una crisis donde el hambre y la escasez hacían estragos en la población. La Guerra del Pacífico había llegado a las costas japonesas, todos los hombres en edad militar habían ingresado en el Ejército Imperial y las mujeres mantenían a flote a sus familias con más imaginación que recursos reales. En aquellos años, la ciudad portuaria de Kure era además un enclave militar estratégico y eso la había convertido en uno de los blancos esenciales de los bombardeos norteamericanos. Los refugios antiaéreos se habían convertido en un lugar habitual para los habitantes de Kure, que intentaban conservar la normalidad pese a las bombas y la falta de suministros. Así transcurren los días en la nueva vida de Suzu, hasta que los bombardeos se intensifican y llega el tristemente célebre 4 de agosto de 1945, cuando EEUU decidió lanzar la primera bomba atómica sobre la ciudad de Hiroshima.
en-este-rincon-del-mundo
“En este rincón del mundo” es el cuarto largometraje de Sunao Katabuchi,aunque es el primero que se estrena en España. Anteriormente Sunao Katabuchi dirigió “Princess Arete” (2001), “Mai Mai Miracle” (2009) y “Black Lagoon: Roberta´s Blood Trail” (2010), además de series de TV como “Street Fighter” (1995), “Lassie” (1996) y “Black Lagoon” (2006).
“En este rincón del mundo” no es la primera película que aborda el controvertido y polémico bombardeo de Hiroshima. En 1984 Mori Masaki dirigió “Hiroshima”, una obra perturbadora y brutal, que muestra los devastadores efectos de la bomba atómica sobre la población de Hiroshima. Más tarde, en 1988 fue Isao Takahata quien en la aclamada “La tumba de las luciérnagas” aportó una visión del holocausto nuclear que ha convertido a esta película en una obra de culto para muchos cinéfilos. Sin embargo “En este rincón del mundo” no es una película sobre la bomba atómica de Hiroshima, es una película sobre la grandeza del ser humano, sobre el amor, sobre la pérdida y sobre la superación.
en-este-rincon-del-mundo
“En este rincón del mundo” es una película delicada, auténtica, repleta de ternura pero ambientada en una época terrible, se trata de la crónica de un holocausto anunciado, una historia de héroes en un mundo sin sentido, una angustiosa cuenta atrás que atrapa al espectador desde la primera escena y le mantiene en vilo hasta el final.
La película nació con el objetivo de conmemorar el 70 aniversario de las bombas de Hiroshima y Nagasaki, que provocaron cerca de cien mil muertos, pero no plantea en ningún momento una recreación documental de la tragedia, sino que se centra en la vida cotidiana de las familias japonesas que, a pesar de las dificultades, el miedo y el dolor que provoca siempre una guerra, intentan impregnar sus vidas de normalidad.
Pese a su delicadeza visual y la belleza de sus trazos, “En este rincón del mundo” es una obra impregnada de dolor, cuya historia encoge el corazón y transporta al espectador al corazón del Japón de 1945, en plena Guerra del Pacífico, y bajo los constantes bombardeos del ejército de EEUU.