Ghost in the Shell y Death Note, dos casos de racismo hollywoodiense

Ghost in the Shell y Death Note: las dos películas japonesas en las que no aparecen actores japoneses. Este 2017 se estrenarán dos grandes películas japonesas: Ghost in the Shell y Death Note. Para los otakus y fans de los mangas esto sería una gran noticia si no fuese por este gran problema: ninguna de las dos está protagonizada por actores japoneses.

ghost in the shell 1

La representación de Japón en Hollywood se limita a estereotipos, por lo que grandes producciones como Ghost in the Shell y Death Note son las oportunidades perfectas para los actores y actrices americano-japoneses cuyas opciones estaban limitadas a geishas o cerebritos informáticos.

deathnote-netflix

Los personajes de Mayor (Ghost in the Shell) y Light Yagami (Death Note) son japoneses y, por tanto, de raza asiática. Sin embargo, ni Scarlett Johansson ni Nat Wolff tienen un gramo de sangre japonesa o siquiera asiática. Para defender sus decisiones de casting, Netflix argumenta que su nueva versión de Death Note está ambientada en Seattle, lo que significa que el protagonista puede ser blanco sin que resulte ‘ofensivo’. Al parecer Netflix ha decidido que en Seattle no existen adolescentes y jóvenes de ascendencia japonesa, o que en América un asiático no puede ser el protagonista de una gran aventura. Ghost in the Shell ni siquiera puede usar esta excusa, ya que la película transcurre en la ciudad de Tokio, cuya población es 90% japonesa, pero que está protagonizada por los que deben ser los únicos ciudadanos blancos de Japón.

En Hollywood lo que importa son los ingresos, y las productoras temen que un protagonista asiático en un ‘blockbuster‘ (películas de alto presupuesto y grandes ingresos) no triunfe con una audiencia mayoritariamente occidental y caucásica. Pero, ¿por qué no puede existir una película de acción protagonizada por una mujer japonesa? ¿O un thriller protagonizado por un adolescente japonés?

ghostintheshell 2

Aunque Ghost in the Shell parece haberse mantenido fiel al manga y los efectos especiales son impresionantes, Death Note ha perdido todo lo que convertía al manga en único sin aportar nada nuevo. ¡Ni siquiera está ambientada en Tokio! Esto no quiere decir que la película sea mala, pero no se debería considerar una adaptación del manga, simplemente una versión americana que se ha tomado muchas libertades.

Puede que la raza de un personaje no sea lo más importante, pero sí lo es para un actor. Si la raza no es tan relevante, ¿para qué cambiarla? Los actores americano-japoneses se merecen la oportunidad de poder entrar en el mundo de Hollywood, y casos como los de Death Note y Ghost in the Shell les quitan las únicas que tienen al darle los papeles escritos para ellos a actores blancos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *