Samuráis de Satsuma durante la Guerra Boshin - Fotografía de Felice Beato - Wikipedia

Los japoneses están muy orgullosos de su Historia y las televisiones y los periódicos suelen ofrecer con frecuencia noticias y documentales sobre nuevos hallazgos arqueológicos o sobre épocas pasadas. La Historia es además una materia muy importante dentro del sistema educativo japonés tanto en los colegios como en las universidades.

Sin embargo, debido a que los primeros textos de Japón datan del siglo V – la escritura llegó a Japón proveniente del Reino Coreano de Baekje alrededor del año 400 – es difícil estudiar las épocas más antiguas de su historia.

El pueblo japonés se siente orgulloso de su pasado pero a la vez es muy crítico con algunos pasajes de su historia. Por ejemplo, los japoneses no olvidan el sufrimiento que causaron durante sus agresiones imperialistas a países como China y Corea, ni tampoco eluden su responsabilidad en la Segunda Guerra Mundial, pese a los devastadores efectos de las bombas atómicas que cayeron sobre Hiroshima y Nagasaki.

Los historiadores suelen dividir la Historia de Japón en seis etapas:

1.  Senshi o Prehistoria (30.000 a.C. – 538)

Ruinas Ayaragigou

Ruinas Ayaragigou – Wikipedia

Los arqueólogos estructuran la prehistoria japonesa en cuatro grandes etapas: el Paleolítico (anterior al 10.000 a.C); el período Jômon (10.000 a.C – 300 a.C.) en el que se empezó a utilizar la cerámica; el período Yayoi (300 a.C – 300 d.C.) durante el cual se extendió el uso del metal, se introdujo el cultivo del arroz y aparecieron las primeras comunidades agrícolas; y el período Kofun (300 – 710), en el que llegó la escritura desde Corea y aparecieron los kofun, unos inmensos monumentos funerarios.

2.  Genshi o Protohistoria (538 – 710)

Estatua de Bodhisattva esculpida en el siglo VII

Estatua de Bodhisattva esculpida durante el siglo VII – Museo Nacional de Tokyo – Wikipedia

Esta etapa se inicia con la subida al trono de la emperatriz Suiko, que reinó hasta el año 628. Durante su reinado llegó el budismo desde China, que encontró un gran reconocimiento dentro de la corte y que con el Edicto de los Tres Tesoros Florecientes en el año 594 obtuvo un fuerte impulso.

Durante esta etapa se copiaron modelos chinos y coreanos en áreas como arquitectura, política o urbanismo.

3.  Kodai o Edad Antigua (710 – 1185)

Pintura en un pergamino (alrededor de 1130), ilustrando una escena del "Río de Bambú" capítulo de la Novela de Genji.

Pintura en un pergamino (alrededor de 1130), ilustrando una escena del “Río de Bambú” capítulo de la Novela de Genji – Wikipedia

La capital se traslada a Nara, cuyo plano se diseñó según el modelo de la ciudad china de Chang´an, que durante su época de esplendor bajo las dinastías Sui y Tang llegó a ser la ciudad más grande del mundo, con un millón de habitantes. La influencia del continente, especialmente de China y Corea, es notable.

La etapa comprendida entre 794 y 1185 se denomina periodo Heian. La capital se traslada a Heian-kyō, la actual Kioto, comienza a extenderse el budismo, se asimila totalmente la cultura china y florece una elegante vida cortesana, donde se consolidan los samurai como la clase dominante. El poder lo regenta la familia Fujiwara, a la que sucede la familia Taira a mediados del siglo XII.

4.  Chesei o Edad Media (1185 – 1568)

Minamoto no Yoritomo, fundador del shogunato Kamakura - Wikipedia

Minamoto no Yoritomo, fundador del shogunato Kamakura – Wikipedia

Esta etapa suele conocerse como la Era Feudal de Japón. Durante esta etapa tienen lugar varios intentos de invasiones mongolas. En 1185 un clan guerrero liderado por el shogun Minamoto no Yoritomo desbanca del poder a la familia Taira y fija el gobierno en la pequeña ciudad oriental de Kamakura. Los shogunes eran comandantes en jefe nombrados directamente por el Emperador. La etapa comprendida entre 1185 y 1568 se conoce como Período Kamakura. En esta fase aparecieron algunos elementos clave de la cultura japonesa, como el budismo zen, los samurái o la ceremonia del té.

En 1333 un grupo liderado por el emperador Go-Daigo acaba con el shogunato Kamakura de Minamoto no Yoritomo, iniciándose el Período Muromachi. El samurái Ashikaga Takauji asume el mando del gobierno y establece el shogunato Ashikaga. La familia Ashikaga mantuvo a raya a los poderosos clanes provinciales hasta 1467 cuando estalla la guerra de Onin, que dura diez años. Se inicia entonces una etapa que durará un siglo y que se conoce como “Período de los Estados en Guerra”, en la que Japón se sumirá en continuas batallas entre clanes familiares.

5.  Kinsei o Edad Premoderna (1568 – 1868)

Diversos señores feudales, entre los que destacan Oda Nobunaga, Toyotomi Hideyoshi y Tokugawa Ieyasu, luchan por el control del país. El objetivo de todos estos clanes es reunificar el territorio japonés. Los diversos clanes se van sucediendo en el poder y uno tras otro van conformando un nuevo modelo organizativo e institucional. Esta etapa se conoce como Período Azuchi-Momoyama (1568 – 1600). 

Las cabezas cortadas de los enemigos eran exhibidas al general victorioso. Representación realizada por Utagawa Kuniyoshi - Wikipedia

Las cabezas cortadas de los enemigos eran exhibidas al general victorioso. Representación realizada por Utagawa Kuniyoshi – Wikipedia

En 1600, en la batalla de Sekigahara, el ejercito de Tokugawa Ieyasu derrota a las tropas de Toyotomi Hideyoshi. Este suceso marca el comienzo del Período Edo, que traerá a Japón doscientos cincuenta años de estabilidad. El sistema político evoluciona hasta configurar un sistema conocido como “bakuhan”., influenciado por los principios del confucionismo en el orden social, en el en el que el shogun ostentaba la autoridad nacional y los daimyo, una especie de terratenientes, la autoridad regional. La mayoría de los samurai pierden sus tierras y muchos se convierten en sirvientes a sueldo de los daimyo.

La sociedad se divide en cuatro clases en un modelo conocido como mibunsei (身分制?). En primer nivel se encontraban los samurái (5% de la población), en el segundo nivel, los campesinos (80%), en el tercer nivel, los artesanos y en el cuarto, los comerciantes. Fuera de estas cuatros clases existían los eta (carniceros, curtidores y sepultureros), los hinin (guardias y verdugos) y un grupo formado por mendigos y prostitutas.

Los samurái, los artesanos y los comerciantes vivían en tres zonas diferenciadas de las ciudades.

El budismo y el sintoísmo se consolidan como las dos religiones mayoritarias y, aunque en 1543 empiezan a llegar misioneros cristianos desde Portugal y España, el cristianismo es erradicado casi totalmente en 1650.

Al principio del Período Edo se inicia una apertura internacional y se establecen relaciones comerciales con las grandes potencias europeas. Sin embargo, las influencias extranjeras, especialmente el cristianismo, empezaron a ser consideradas serias amenazas para las autoridades japonesas. Por esa razón, el shogunato decidió cerrar las puertas a los extranjeros y se inició un largo periodo de aislamiento, aunque se mantenían algunos acuerdos con China y Holanda. En julio de 1853 arriba a Japón una escuadra de la Armada de Estados Unidos, comandada por el almirante Matthew Calbraith Perry, con el objetivo de exigir un tratado comercial. Ante su débil posición, las autoridades japonesas se ven obligadas a aceptar el acuerdo en una condiciones muy desfavorables. La aristocracia japonesa se divide entonces en dos bandos: por un lado, los ishin shishi, partidarios de renunciar a ciertos privilegios que conduzcan a la modernización del país, y por otro, los partidarios del shogunato. Este movimiento revolucionario, que puede considerarse único en la historia mundial, estaba encabezado por daimyō, entre los que destacaron Toshimichi Okubo, Saigō Takamori y Kogoro Katsura.

Meiji Tennō (Kioto, 3 de noviembre de 1852 - Tokio, 30 de julio de 1912) - Wikipedia

Meiji Tennō (Kioto, 3 de noviembre de 1852 – Tokio, 30 de julio de 1912) – Wikipedia

En 1867 los ishin shishi habían obtenido grandes avances y, aunque el emperador Meiji, no ejercía en realidad ningún poder, decidió ordenar la disolución del shogunato. A pesar de la firma del emperador, el shōgun Tokugawa Yoshinobu se niega a reconocer la victoria de los ishin shishi e inicia una fase conocida como “Las Guerras Boshin” durante la que se desarrollan cinco sangrientas batallas: Toba-Fushimi, Monte Ueno, Nagoaka, Aizu y Hakodate.

Muchos samuráis se rebelan contra el Emperador y se organizan en un ejército que se enfrenta a la recién creada policía, que paradójicamente también está integrada por antiguos samuráis favorables al Emperador.

Las constantes luchas van cercando al shogunato y en 1868 firma su rendición.

6.  Kindai o Edad Moderna (1868 –  1945)

El Emperador Meiji trasladándose de Kioto a Tokio

El Emperador Meiji trasladándose de Kioto a Tokio

En 1868 comienza la Restauración Meiji (明治維新), un período que dura cuatro años y marca el fin del aislamiento y la abolición de los privilegios de la aristocracia.

Al principio los profundos cambios provocaron graves levantamientos y numerosos altercados, pero paulatinamente la sociedad japonesa fue aceptando la transformación. El país se fue abriendo a las influencias extranjeras y tanto las disciplinas artísticas como científicas experimentaron un fuerte impulso.

Japón redacta su primera Constitución en 1889, basándose en modelos occidentales y se instaura un sistema parlamentario. Surge un importante tejido industrial y se organiza una gran fuerza militar. En esta situación de fortaleza, Japón mantiene enfrentamientos bélicos con China (1894-1895), con Rusia (1904-1905), y con Corea, país que se anexiona definitivamente en 1910.

Terremoto de 1923 - ciudad de Kantō

Terremoto de 1923 – ciudad de Kantō – Wikipedia

En 1912 se inicia el Período Taisho, que dura hasta 1926 y en el que Japón se consolida como una gran potencia dentro del ámbito internacional. Durante estos años Japón firma acuerdos con Gran Bretaña, Rusia, Francia y Estados Unidos mediante los cuales se repartían y respetaban sus zonas de influencia en la región. 

En 1914 el secretario de Estado para Asuntos Exteriores de Gran Bretaña Sir Edward Grey realiza una petición formal al gobierno japonés para que utilice sus buques de guerra para atacar a los barcos alemanes. Los japoneses, que contaban con una de las armadas más poderosas del mundo, interpretan la petición británica como una oportunidad para ampliar sus territorios, fijando sus objetivos en islas como las Marshall, las Marianas y las Carolinas, en poder de los alemanes, o territorios como la península china de Shangtung o la Siberia rusa. El 23 de agosto de 1914 Japón declara la guerra a Alemania, entrando oficialmente en la Primera Guerra Mundial.

Tras la victoria de los aliados y con la firma de los Tratados de Versalles y Washington, Japón constata que las grandes potencias occidentales no renuncian a sus políticas expansionistas en Asia y se ve forzado a frenar sus objetivos imperialistas.

El Emperador Hirohito en su coronación el 10 de noviembre de 1928

El Emperador Hirohito en su coronación el 10 de noviembre de 1928 – Wikipedia

El emperador Hirohito, conocido con el nombre póstumo de Showa, asume el poder en 1926 y lo regenta hasta su muerte en 1989. Desde 1926 hasta 1989 esta época se denomina Período Showa.

En 1931 Japón invade Manchuria, una región del noreste de China, y proclama el estado títere de Manchukuo. Poco después, Japón empieza a avanzar hacia el norte y el este de China y en 1937 comienza la segunda guerra chino-japonesa. China recibe los apoyos de Alemania, la Unión Soviética y los Estados Unidos y Japón es expulsada de la Liga de Naciones. El ultranacionalismo se extiende por todo el país y en 1940 militares y políticos simpatizantes de la Alemania nazi y la Italia fascista, que acaban de ocupar Francia, consiguen derribar al primer ministro Mitsumasa Yonai, que defendía una alianza con el Reino Unido y Estados Unidos. La política exterior japonesa se radicaliza y ese mismo año Japón invade la Indochina francesa. El presidente norteamericano Roosevelt decreta unas duras sanciones económicas contra Japón, que incluían el embargo de las exportaciones de petróleo. Un alto número de generales, partidarios de declarar la guerra a Estados Unidos, presionaron hasta que consiguieron que dimitiera el primer ministro Fumimaro Konoe y ascendiera al poder el general Tojo. La mañana del 7 de diciembre de 1941 la Armada Imperial Japonesa ataca una base naval americana situada en Hawái, la célebre Pearl Harbor. Ese suceso llevó a Estados Unidos a entrar en la II Guerra Mundial.

El USS California, acorazado del ejercito estadounidense, hundiéndose - Wikipedia

El USS California, acorazado del ejercito estadounidense, hundiéndose – Wikipedia

Japón logró importantes éxitos que desorientaron a los aliados por producirse en inferioridad numérica frente a sus adversarios. En pocos meses los japoneses habían desembarcado en Malasia, Filipinas, Hong Kong, Singapur e Indonesia, y su flota amenazaba con entrar en India, Ceilán y Australia. Los ataques de las tropas estadounidenses se intensifican y Japón comienza a retroceder posiciones. La batalla de Midway, que se libra del 4 a 7 de junio de 1942, marca el comienzo de la derrota japonesa, que culmina con el lanzamiento de las bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki. El 15 de agosto de 1945 Japón se rinde y se inicia un período de ocupación por parte de Estados Unidos, al mando del general MacCarthur. El Emperador Hirohito no tiene más remedio que plegarse a todas las condiciones que le impone Estados Unidos, incluyendo la firma de una nueva Constitución y la entrega total de armas. A cambio Hirohito es exculpado de cualquier responsabilidad en la guerra, mientras todos sus generales fueron juzgados y condenados.

El caos de la guerra se había apoderado de Japón, casi dos millones de personas habían muerto. escaseaban los alimentos y las principales ciudades estaban destruidas.

En 1950 estalla la Guerra de Corea, país que había pertenecido a Japón desde 1910 hasta 1945 y que había sido dividido en dos mitades a partir del Paralelo 38: el norte apoyado por la República Popular China y la Unión Soviética; y el sur, protegido por Estados Unidos y las Naciones Unidas. Estados Unidos decide utilizar entonces las bases navales japonesas como parte de la logística de su nueva cruzada, esta vez contra la expansión comunista en Asia oriental.

El general MacCarthur obtiene plenos poderes para reconstruir Japón y para configurar la nueva sociedad japonesa. Los años de la posguerra fueron terribles para los japoneses pero poco a poco, gracias a la ayuda norteamericana y al espíritu de sacrificio del pueblo japonés, el país va experimentando una sorprendente recuperación económica. En 1956 Japón entra en las Naciones Unidas y en los años siguientes se va integrando en el plano internacional. La celebración de los Juegos Olímpicos de 1964 en Tokyo ofrecen al mundo la imagen del nuevo Japón, un país democrático, moderno y con una economía vigorosa.

En 1960 se había iniciado un período de veinte años que se ha dado en llamar “El milagro japonés”. El crecimiento económico alcanza un 5% en la década de los sesenta, un 7% en la década de los setenta y un 8% en la década de los ochenta.

Tokyo, en primer plano la Torre Tokyo

Tokyo, en primer plano la Torre Tokyo – Wikipedia

En 1980 Japón entra en una profunda crisis debido al estallido de una enorme burbuja inmobiliaria. La magnitud de la burbuja era tan exorbitante que, en aquellos años sólo el área metropolitana de Tokyo había alcanzado el mismo valor que todo el territorio de Estados Unidos. Los efectos de la burbuja duraron varias décadas y Japón vivió una etapa de recesión económica. Muchas empresas se desplomaron, los bancos dejaron de conceder créditos, los salarios bajaron y el consumo cayó en picado. Los años noventa se conocen en Japón como “la década perdida”.

En 1989 muere el emperador Hirohito, cuyo papel había quedado relegado a una simple presencia testimonial, aunque su figura seguía siendo muy respetada por la mayoría del pueblo japonés. Le sucede Akihito, que se convierte en el 125º emperador de Japón. Se inicia el Período Heisei, en el que nos encontramos.

A finales de 2005 Japón inició un período de recuperación sostenida y en la actualidad es la tercera economía mundial, por detrás de Estados Unidos y China.

El 11 de marzo de 2011 ocurrió un terrible terremoto de magnitud 9.0 que conmovió al mundo. El epicentro se localizó a 130 kilómetros al este de Sendai, capital de la prefectura de Miyagi, y tras el terremoto se desató un tsunami que afectó a la costa pacífica del país y a 19 países más. El desastre causó 15.845 muertos, 3.380 desaparecidos y 5.893 heridos.

El seísmo provocó graves incidentes en 51 centrales nucleares del país, siendo Fukushima la más afectada, ya que fallaron los sistemas de refrigeración de unos de sus reactores e incluso llegó a producirse una gran explosión.

Planta de la central nuclear de Fukushima - Wikipedia

Planta de la central nuclear de Fukushima – Wikipedia