akihabara

El japonés lo hablan más de 130 millones de personas, lo que la convierte en la octava lengua más hablada del planeta. Además de en Japón, el japonés se utiliza también en Hawái (250.000), California (300.000), Guam, Palaos, Taiwan, Corea, Manchuria (China), Filipinas, Islas Marshall e incluso en ciertas áreas de Brasil (400.000), donde reside una numerosa comunidad japonesa.

Para muchos lingüistas el japonés es una lengua huérfana, aunque pertenece a la familia de las lenguas japónicas, a la que también pertenecen las lenguas ryukyuenses como el okinawense o el amami.

El origen del japonés es un misterio, aunque suele emparentarse con el coreano y recibió también influencias de las lenguas malayas.

Hasta el siglo IV el japonés era una lengua hablada, carecía de escritura. En el siglo IV se creó la escritura a partir de la escritura Hanzi china. Poco a poco los Han chinos fueron derivando hacia los Kanji japoneses, unos ideogramas que representan un concepto o un mensaje simple. De hecho, Kanji significa en japonés “carácter Han”. Pero el alfabeto Kanji no es el único que se utiliza en Japón.

shuin

En el siglo X se desarrollaron dos nuevos alfabetos llamados Kana, que a diferencia del Kanji se basan en caracteres que no tienen ningún significado, simplemente representan un sonido, exactamente igual que nuestro alfabeto castellano.

Los dos alfabetos Kana – aunque es más correcto denominarlos “silabarios”, porque en realidad son dos formas de escritura en la que los caracteres representan sílabas y no letras – se llaman Hiragana y Katakana. El Hiragana describe palabras de origen japonés, mientras que el Katakana se utiliza para adoptar palabras de origen extranjero, sobre todo, inglesas, francesas o alemanas.

Pero los japoneses no se conforman con tres alfabetos, aún existe un cuarto, que resulta ser el más familiar para los occidentales. Se trata del Romaji, un alfabeto basado en caracteres latinos, que se inventó para representar palabras japonesas que tuvieran que ser utilizadas en otros idiomas. Por ejemplo “Tokyo” es la representación en Romaji del Kanji 東京都 .  El Romaji es muy útil para los turistas cuando visitan Japón y necesitan encontrar, por ejemplo, el nombre de una estación de Metro. También se utiliza cuando las empresas japonesas quieren ser reconocidas fuera del país. ¿Como si no se hubieran dado a conocer en el mundo Sony, Yamaha o Toyota? ¿O cómo si no podrían estudiar japonés los estudiantes extranjeros? El Romaji surgió alrededor de 1548, fue obra de un japonés católico llamado Yajiro, que se inspiró en la ortografía portuguesa. En aquellos años los jesuitas portugueses que llegaron a Japón utilizaban unos libros escritos en Romaji que les permitían rezar y predicar en japonés sin utilizar la ortografía Kanji. A lo largo de los años esta romanización del japonés experimentó diversas modificaciones.

shuin-templo-japon

Kanji

Los Kanji son símbolos que pueden tener varios significados y varias pronunciaciones. Además pueden combinarse entre sí formando palabras con nuevos significados y nuevas pronunciaciones.

Existen alrededor de 40.000 kanjis, y los japoneses necesitan unos diez años para aprenderlos todos y escribir correctamente, aunque el sistema educativo da prioridad al aprendizaje de jōyō kanji (常用漢字), una lista que contiene 1945 kanji que se consideran oficiales.

En la escuela primaria los niños japoneses deben aprender durante seis años 1006 kanjis y en la escuela secundaria deben aprender los 939 restantes. El aprendizaje oficial de la lectura empieza en las escuelas en el primer grado de primaria, pero la mayoría de los niños japoneses llegan a primaria siendo capaces de leer ya incluso libros. Esta sorprendente precocidad se debe a que en los jardines de infancia los niños ya empiezan a leer, pero sobre todo a la labor de las madres japonesas que, ante la dificultad para ingresar en las escuelas primarias de mayor prestigio académico, preparan a sus hijos desde muy pequeños para poder superar los exámenes de ingreso.

Un buen diccionario de kanjis contiene unas 4000 palabras, y un ordenador que tiene instalado un teclado en japonés ofrece más de 11.000 kanji diferentes.

En 1977 el filósofo experto en religiones James Heisig – que nació en Boston y en la actualidad reside en Nagoya – escribió “Kanji para recordar”, un libro en el que describe un método revolucionario para memorizar kanjis basado en la memoria imaginativa y no en la memoria visual. Se trata de asociar el significado de cada kanji con una historia absurda que sorprenda a la mente.

Por otra parte, en la lengua japonesa existen muchas palabras homófonas, es decir, tienen la misma pronunciación pero diferente ortografía y significado. Si no fuera por los kanji sería imposible distinguirlas, ya que aunque se pronuncien igual su escritura es distinta. La palabra “hashi” es un ejemplo. Puede significar “puente”, “borde” o “palillos”.

shuin-japon

Debido al uso de los kanji los japoneses son un pueblo muy visual, su sistema de escritura basado en imágenes, es la base de su refinado gusto por la estética y la belleza en todas sus formas, desde la cocina hasta la decoración. Un claro ejemplo son los shuin (朱 印) unos sellos conmemorativos que se entregan a todos los fieles que visitan un templo sintoísta o budista para dejar constancia de su visita. Durante mi viaje a Japón del pasado verano fui recopilando con mi hija shuin por todos los templos por los que pasaba. Los dibujan los monjes (kannushi, si son sintoístas) que viven en el templo y suelen recopilarse en un libro como el que os muestro en las fotos. Para crear el shuin el monje estampa un sello y sobre esa imagen suele escribir el nombre del templo y el día de la visita. La mayoría son auténticas obras de arte.

Hiragana

El hiragana (平仮名 o ひらがな?) es uno de los dos silabarios kana que se utilizan en la escritura japonesa. Se trata de una simplificación de los caracteres kanji que se utiliza para escribir las palabras originarias del idioma japonés.

El silabario hiragana está formado por 46 caracteres, de los cuales 45 representan sílabas formadas por una consonante y una vocal, o en algunos casos una única vocal; y la única consonante que puede ir sola es la ’n’.

El hiragana se utiliza para escribir palabras nativas japonesas, mientras que el katakana se emplea para escribir palabras de origen extranjero y onomatopeyas.

Los niños japoneses aprenden primero el silabario hiragana y a medida que van aprendiendo los kanji van reemplazando los caracteres hiragana por los caracteres kanji.

Algunos historiadores han afirmado que los primeros caracteres hiragana fueron desarrollados por el monje budista Kūkai en el siglo IX, aunque otros historiadores atribuyen la invención a un grupo de mujeres de la aristocracia japonesa.

shuin-kanji

Katakana

El katakana (片仮名 o カタカナ?) se utiliza para escribir palabras extranjeras que no tienen representación en kanji, así como onomatopeyas y términos científicos y técnicos.

El silabario katakana consta de 46 caracteres, que representan sílabas compuestas por una consonante y una vocal, o bien una sola vocal. De las consonantes, únicamente la ‘n’ debe ir sola.

Onomatopeyas

Las onomatopeyas juegan un papel muy destacado dentro del idioma japonés. Existen miles de onomatopeyas que los japoneses utilizan constantemente para expresarse, basta con ojear cualquier manga que caiga a nuestras manos para darse cuenta de su omnipresencia.

Las onomatopeyas se dividen en cinco categorías:

Giseigo (擬声語) Animales y sonidos humanos

Giongo (擬音語) Objetos inanimados y naturaleza

Gitaigo (擬態語) Condiciones y estados

Giyougo (擬容語) Movimientos

Gijougo (擬情語) Sentimientos

shuin-kanji-japon

shuin-japon-templo-kanji

shuin-kanji-templo-kioto