Kansho, los jardines de contemplación japoneses

El pasado 4 de enero nos acercamos a la Biblioteca Municipal Iván de Vargas para asistir a la conferencia “Kansho. Jardín y paisaje en el templo budista japonés”. La conferencia fue impartida por Joaquín Rodero (Sevilla, 1964) licenciado en Filología Hispánica y coordinador de actividades de la Asociación de Cultura Japonesa WAKEI.

kansho-jardines-japoneses

Cartel de la conferencia “Kansho. jardín y paisaje en el templo budista japonés”

El trabajo de Joaquín Rodero está muy unido al de la Dra. Teresa Pérez – que además es la autora de las más de 70 fotografías que se proyectaron durante la conferencia – con la que imparte conferencias sobre los jardines japoneses desde hace más de dos años.

Asimismo Joaquín Rodero lleva diez años estudiando Caligrafía Japonesa y ha publicado numerosos artículos sobre música y estética oriental, impartiendo cursos y conferencias.

Durante el inicio de su conferencia, Joaquín Rodero explicó las diferencias entre los tres grandes tipos de jardines japoneses: los jardines de contemplación (kansho), los jardines de paseo y los jardines de navegación. Los kansho son unos jardines presentes dentro de muchos templos budistas que empezaron a construirse durante el Periodo Heian, entre los años 794 a 1185, y cuya construcción se desarrolló durante las eras Kamakura, Muromachi y Momoyama y el periodo Edo.

kansho-jardin-zen

Su finalidad combina la estética con el recogimiento espiritual y su contemplación persigue alcanzar un estado de quietud que acerque a los creyentes budistas a la iluminación.

A diferencia de los jardines occidentales, los jardines japoneses no intentan alterar la naturaleza con diseños programados o formas artificiales, sino que buscan crear espacios naturales para su disfrute y contemplación. En los jardines japoneses, por ejemplo, son tan importantes las rocas como las plantas. Esa veneración se debe a la influencia de la religión sintoísta, que cree que en las rocas también habitan los kami, los espíritus que están presentes en la naturaleza. La composición que forman las rocas dan lugar a bellezas como las cascadas secas, que simulan auténticas cascadas de agua.

kansho-jardin-japones-templo-budista

En los jardines kensho conviven la gravilla, las rocas y las plantas con las colinas, ríos y montañas adyacentes, constituyendo un conjunto completamente integrado en la naturaleza que se contempla en diferentes planos sucesivos, que se delimitan con barandillas o islotes, que actúan como intermediarios y cuyo objetivo es unir los planos y no separarlos.

Los jardines kensho pueden contemplarse en numerosos templos budistas, pero también en hogares. Los japoneses adoran contar con jardines en sus casas, incluso en los pisos diminutos de las grandes ciudades como Tokyo u Osaka, donde muchos suelen crear mini-jardines en las ventanas o sobre las mesas.

kansho-jardin-zen-budista

En los hogares más lujosos, los jardines suelen estar conectados con la vivienda a través de paredes correderas realizadas en papel que al abrirse muestran los jardines como si fueran pinturas tridimensionales que se contemplan desde el interior.

A lo largo de la conferencia, Joaquín Rodero ilustró su exposición con numerosas fotografías de jardines de Japón realizadas por Teresa Pérez.

kansho-jardines-japoneses-zen

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *