, , ,

Museo Ghibli: todo lo que necesitas saber antes de ir

Si eres fan de Studio Ghibli, y como nosotros admiras el genio de Hayao Miyazaki, no deberías dejar de ir al Museo Ghibli cuando viajes a Tokio. El Museo Ghibli es un lugar realmente mágico, lleno de sorpresas y esconde innumerables recreaciones de escenas de películas como “Mi vecino Totoro”, “El viaje de Chihiro” o “La princesa Mononoke”.

museo-ghibli-terraza

Antes de nada debes saber que el Museo Ghibli se encuentra en Mitaka, una ciudad perteneciente a la prefectura de Tokio, situada a poco más de una hora del centro de Tokio. También es conveniente que sepas que el Museo Ghibli atrae cada año a decenas de miles de visitantes, la inmensa mayoría japoneses, y que la venta de entradas está muy limitada debido a dos razones: esa enorme afluencia de gente y el reducido espacio de sus instalaciones. No se trata de un parque temático con grandes atracciones, no es Disneylandia, y si esperas ver algo así te llevarás una decepción. Como muchas instalaciones japonesas – empezando por los templos y acabando por las tiendas de manga como “Animate” – el Museo Ghibli no es un lugar ostentoso ni espectacular, es más, parece un lugar pequeño, pero una vez dentro el espacio se agiganta y se transforma en un laberinto casi inabarcable, lleno de rincones fascinantes que van apareciendo a tu paso y que no dejan de sorprenderte. Otro detalle importante: dentro del Museo está prohibido hacer fotos y vídeos. Para los obsesos de las fotos como nosotros es un serio contratiempo. Pero no todo está perdido: en la tienda venden un folleto – en japonés, eso sí – que contiene muchas fotos del Museo. Compradlo sin dudarlo, es muy barato y las fotos son estupendas.

museo-ghibli-tokio

Nuestra visita al Museo Ghibli

Nosotros intentamos comprar entradas en abril para visitar el Museo a primeros de septiembre a través de la web del Museo Ghibli y nos encontramos con que ya estaban agotadas. Contactamos entonces con la agencia de viajes japonesa JTB, la agencia más grande de Japón y que tiene oficinas por todo el mundo. Descubrimos que ellos gestionan la venta de entradas del Museo Ghibli fuera de Japón – las entradas para adultos cuestan 17€ – y por suerte contaban con entradas para el día 3 de septiembre a través de una excursión. Luego descubrimos que en Japón también puedes comprar entradas para el Museo Ghibli en los cajeros de la cadena de konbinis Lawson, pero sólo venden entradas con un mes de antelación y por lo visto se agotan en pocas horas. La oferta de JTB, además de la entrada, incluía la recogida en el Hotel Keio Plaza, ubicado en Shinjuku, el desplazamiento ida y vuelta en autobús, visita y almuerzo en el Hotel Gajoen – donde dicen que Miyazaki se inspiró para crear algunas de las escenas de “El Viaje de Chihiro” -, visita al templo Jindaiji y una guía en inglés que resultó llamarse Miki y era muy simpática y amena en sus explicaciones. Todo nos costó 115€ por persona y realmente mereció la pena. Además nos regalaron un fotograma original de Ghibli y dos postales. En este enlace a la web de JTB puedes comprar únicamente las entradas al Museo o contratar la misma excursión que nosotros.

museo-ghibli-mitaka

El Museo que soñaba Hayao Miyazaki

El Museo Ghibli está diseñado por el propio Hayao Miyazaki y abrió sus puertas por primera vez el 1 de octubre de 2001. En la web del Museo Ghibli se puede leer en inglés un hermoso texto escrito por Miyazaki en el que explica con detalle el tipo de museo que quería crear. En ese texto dice frases como éstas: “Quería crear un museo que resultara interesante y que fuese un descanso para el alma. Un museo donde pudieran descubrirse muchas cosas. Un museo con una filosofía clara y coherente. Un museo donde aquellos que desearan disfrutar, pudieran disfrutar, donde aquellos que quisieran reflexionar pudieran reflexionar y donde aquellos que quieran experimentar, pudieran experimentar. Un museo que te hiciera sentir bien después de haber estado en él”.

museo-ghibli-totoro

Qué ver en el Museo Ghibli

El Musei Ghibli se encuentra dentro del Parque Inokashira, un lugar realmente precioso que perteneció a la Familia Imperial hasta el año 1913, y la fachada de vivos colores del Museo parece querer sobresalir entre los enormes árboles que la rodean. Cuando pisas el Museo Ghibli tienes realmente la sensación de que estás entrando en un lugar especial. La decoración recuerda a una mansión europea de principios del siglo XX y lo primero que te encuentras es un gran Hall con varias escaleras, una de caracol, una pasarela y un ascensor que comunican las tres plantas del Museo. No existe una ruta establecida ni indicaciones que sugieran un determinado recorrido, el Museo está concebido como un lugar donde perderse y dejarse llevar.

Planta baja

En la planta baja se encuentran el cine “Saturn Theater”, el mostrador de información y la exposición “El comienzo del movimiento”. En el cine “Saturn Theater”, se proyectan cortos realizados por Studio Ghibli y que sólo pueden verse dentro del Museo, nunca se han exhibido en cines ni se han distribuido en DVD. A nosotros nos tocó ese día ver un delicioso corto protagonizado por el mismísimo Totoro. El aforo es de ochenta personas, el techo está pintado de un brillante color azul que parece traer el cielo a la sala y las paredes están decoradas con dibujos de flores. Si en tu asiento te das la vuelta verás que la sala de proyección está decorada como un vagón de tren transparente, lo que permite ver el proyector y el movimiento de la película. Suele haber cola, lo mejor es ponerse en la cola justo cuando empieza una proyección y esperar a la siguiente. El corto dura unos cinco minutos, por lo que la espera es breve.“El comienzo del movimiento” es una pequeña pero interesantísima exposición que pretende rememorar los comienzos del cine de animación. Podrás ver un zoetropo y otros inventos, siempre con guiños a las películas de Ghibli. Todas las salas que van a apareciendo a tu paso son pequeñas y están llenas de gente, por lo que ármate de paciencia y espera tu turno para ver de cerca los innumerables detalles que esconde cada rincón.

museo-ghibli

Primera planta

En la primera planta puede verse la exposición “Donde nace una película”, que recorre cinco salas que simulan ser las habitaciones de una casa llena de libros, cuadros, dibujos y artilugios donde se respira creatividad por todas partes y se rinde homenaje al poder de la inspiración. El paso por las cinco salas – pequeñas y llenas de gente, no lo olvides – recorre todo el proceso de creación de una película de animación, desde la idea hasta la realización final. También te encontrarás con el “Straw Hat Café” (Café del Sombrero de Copa), el restaurante del Museo, donde todos los platos se preparan con ingredientes 100% orgánicos y la carta está inspirada en las películas de Studio Ghibli. Junto al restaurante está el Café Deck, una terraza al aire libre donde puedes consumir los platos y bebidas que hayas adquirido dentro. Nuestra guía, Miki, nos advirtió que los precios tanto del restaurante como del Café Deck eran bastante altos. También en la primera planta hay una sala dedicada a exposiciones temporales. Cuando estuvimos nosotros había una exposición que recreaba la comida que aparece en las películas de Studio Ghibli. Vimos la cocina de la nave de “El castillo en el cielo” o el comedor de la casa de Satsuki y Mei, las dos niñas protagonistas de “Mi vecino Totoro”. También había numerosos dibujos, bocetos y storyboards de otras películas como “El viaje de Chihiro”, “Porco Rosso” o “La princesa Mononoke” que mostraban escenas donde los personajes saboreaban auténticas delicias japonesas como ramen, sushi o tonkatsu.

museo-ghibli

Segunda planta

En la segunda planta se encuentra la Sala del Gatobús, un lugar dedicado a los más pequeños, donde los niños pueden jugar dentro del famoso Gatobús de “Mi Vecino Totoro”. Si tienes más de doce años no te dejarán subirte, lo sentimos mucho. También en esta planta está la Sala de Lectura “Tri Hawks”, donde se esconde un auténtico tesoro: decenas de libros de literatura infantil recomendados por el mismísimo Hayao Miyazaki. “Tri Hawks” (tres halcones en inglés) es un juego de palabras que alude a MItaka, el nombre de la ciudad donde se encuentra el Museo Ghibli y que literalmente también significa “tres halcones” en japonés. También en esta sala se encuentra una colección de obras originales de las películas de Studio Ghibli seleccionadas por Miyazaki.

“Mamma Aiuto” es el nombre de la tienda del Museo, te toparás con ella al salir de la Sala de Lectura “Tri Hawks”. El nombre es un homenaje al archienemigo de Marco Pagot, el protagonista de la película “Porco Rosso” y significa en italiano “Ayúdame, mamá”. En la tienda hay muchos artículos relacionados con las películas de Studio Ghibli: libros, cuadernos, muñecos de peluche, figuras, bolígrafos… Nosotros nos compramos el folleto que os decíamos al principio y unos marcapáginas con fotogramas originales de varias películas de Studio Ghibli.

museo-ghibli-robot-terraza

Terraza

En la parte superior del edificio hay una terraza donde te espera una enorme figura del robot soldado que aparece en la película “El castillo en el cielo”. En el exterior del Museo sí está permitido hacer fotos y vídeos, así que aprovecha. Además, desde ahí pueden contemplarse unas hermosas vistas del Parque Inokashira y de la terraza del Café Deck.

Y no abandones el Museo sin antes despedirte de Totoro. Hay una gran figura del espíritu del bosque dentro de una taquilla de venta de entradas.

Información práctica

  • Para llegar al Museo puedes utilizar la línea Sobu de tren hasta la estación de JR Mitaka. Desde ahí, puedes ir andando o coger el autobús del Museo
  • El horario es de 10:00 a 18:00
  • El Museo cierra los martes, excepto los festivos (consulta aquí)
  • El Museo también está cerrado diez días a principios de mayo y diez días a principios de noviembre por mantenimiento y también durante las vacaciones de Año Nuevo. Para una información más detallada consulta el calendario de la web del Museo
  • Los precios en yenes son: 1.000¥ adultos, 700¥ 13-18 años, 400¥ 7-12 años, 100¥ 4-5 años y gratis los menores de 4 años.
  • El edificio está muy bien equipado para las personas con escasa movilidad
  • Está prohibido hacer fotos y vídeos en el interior del Museo
  • La terraza superior puede estar cerrada cuando hace mal tiempo
  • Sólo se puede puede entrar una vez al “Saturn Theater”
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *