, ,

Parque Memorial de la Paz en Hiroshima

parque-memorial-paz

El Parque Memorial de la Paz de Hiroshima es quizás uno de los lugares más sobrecogedores del planeta. Y no lo es por la belleza de sus paisajes o por la espectacularidad de sus rascacielos, lo es por haber sido elegido para conmemorar el lanzamiento de la primera bomba atómica que cayó sobre una población habitada.

El 6 de agosto de 1945 quedará para siempre marcado en los libros de Historia como el día más terrible que vivieron los habitantes de la ciudad de Hiroshima. Ese día, exactamente a las 8:15 de la mañana, un avión del ejército de los Estados Unidos lanzó una bomba de uranio-235 de 4.400 kilogramos y 3 metros de longitud sobre el centro de la ciudad. La devastadora potencia de sus 16 kilotones explotó a una altitud de 600 metros, provocando la muerte de más de 140.000 personas, la mitad de las cuales murieron al instante. Muchas de ellas literalmente desaparecieron, se volatizaron en segundos, al alcanzar el suelo una temperatura de 1 millón de grados centígrados.

bus-parque-memorial-paz

El Parque Memorial de la Paz fue inaugurado en 1954 y su diseño es obra del famoso arquitecto japonés Tange Kenzo, responsable también de los edificios del Gobierno Metropolitano de Tokio, la sede de Fuji TV en Odaiba o el Estadio Olímpico de Tokio. (También la Embajada de Japón en Madrid es obra suya).

El Parque Memorial de la Paz ocupa una superficie de 122.000 metros cuadrados y se encuentra en el barrio de Nakayima, una zona donde hoy late cada día el corazón administrativo y comercial de la ciudad. Se encuentra a 20 minutos en tranvía de la estación de la compañía JR y muy cerca también de las estaciones de Genbaku dōmu mae, Hondōri y Fukuromachi.

cupula-hiroshima

En el año 1945 el barrio de Nakajima constituía el centro de la ciudad y se calcula que allí vivían por aquel entonces unas 6.500 personas. La elección de este lugar para el lanzamiento de la bomba se debió a la fácil visibilidad desde el aire del puente Aloi, que sigue en pie en la parte norte del actual parque y cuya planta con forma de T es muy visible a gran altura. Toda la zona quedó convertida en una montaña de escombros y cenizas aquel trágico 6 de agosto de 1945.

museo-bomba-hiroshima

Hiroshima: una ciudad que mira al futuro sin olvidar su pasado

El pasado verano viajamos a Hiroshima. Pisar el mismo suelo que hace más de setenta años había sufrido las devastadoras consecuencias de la bomba atómica fue sobrecogedor. Parece mentira que aquella tragedia haya tenido lugar realmente, su recuerdo se cierne como una pesadilla de la que sabes que tarde o temprano vas a despertar. Sin embargo, en un primer momento, la ciudad de Hiroshima parece vivir de espaldas a aquel suceso aterrador. Es una ciudad como otra cualquiera, con sus coches, sus tranvías, sus plazas, sus peatones, sus niños, sus tiendas.

hiroshima-ciudad

Esa normalidad desconcierta hasta que llegas a las inmediaciones del Parque Memorial de la Paz y empiezas a ser consciente del lugar donde te encuentras. En el centro del Parque se levanta el Cenotafio, un monumento que destaca por su extrema sencillez y que rinde homenaje a las víctimas de la bomba. Alrededor de él se erige un conjunto de museos y monumentos dedicados a mantener vivo el recuerdo del holocausto atómico con el objetivo de que nunca más vuelva a repetirse en ningún lugar del mundo. Cada año son miles las personas que acuden a Hiroshima para visitar el Parque Memorial de la Paz

Cenotafio en memoria de las víctimas de la bomba atómica

cenotafio-hiroshima

Un cenotafio es un monumento funerario erigido en honor de una persona o personas a las que se quiere dedicar un recuerdo especial. El Cenotafio en memoria de las víctimas de la bomba atómica de Hiroshima está formado por una estructura de piedra con forma de arco y coronada por un tejado inspirado en unas antiguas esculturas de terracota llamadas haniwa, que se utilizaban como objetivos funerarios y se enterraban junto a los difuntos.

cenotafio-hiroshima-reverencia

La parte más importante del monumento es la cámara de piedra donde se conserva una lista con los nombres de las personas de todo el mundo que han sido víctimas de las bombas atómicas, tanto dentro como fuera de Japón. Su famoso epitafio dice así: “Descansad en paz, porque no permitiremos que esto vuelva a ocurrir”. En 2015 la lista reunía a un total de 297.684 personas.

hiroshima-cenotafio

Cada día se detienen frente al cenotafio miles de personas llegadas de todo el mundo dispuestas a rendir su particular homenaje a las víctimas de la bomba. Se trata de un momento desgarrador, de una profundidad casi mística, y que, con la claridad que sólo proporciona el silencio, te ofrece lentamente una visión de lo que debió ocurrir aquella mañana del 6 de agosto de 1945, como un dibujo que poco a poco se va perfilando frente a tus ojos. Cuando nosotros estuvimos el verano de 2017 coincidimos con varios grupos de estudiantes japoneses. De lunes a viernes suele ser muy habitual ver a estos grupos de niñas y niños visitar el parque acompañados de sus profesores.

hiroshima-estudiantes

cenotafio-hiroshima-bomba

cenotafio-bomba-atomica

Cúpula Genbaku

cupula-hiroshima-bomba

La Cúpula Genbaku, también conocida como el Memorial de la Paz de Hiroshima y como la Cúpula de la Bomba Atómica, es una estructura en ruinas que permanece en pie como un auténtico monumento al horror vivido durante aquellos días del verano de 1945. La Unesco lo consideró Patrimonio de la Humanidad en 1996. Si las autoridades de Hiroshima decidieron mantenerlo en pie en el estado en el que quedó después de la bomba fue por una razón: alertar a las futuras generaciones para que no permitieran nunca más una nueva explosión nuclear.

hiroshima-bomba

El edificio original fue construido en 1915 por el arquitecto checo Jan Letzel para albergar dependencias administrativas del Gobierno y de otras instituciones públicas. Su principal objetivo era exponer productos fabricados en Hiroshima. El hipocentro de la bomba se encontraba a unos 150 metros en la horizontal y 600 metros en la vertical del edificio, ya que la bomba explotó en el aire. Fue la única estructura que no desapareció y en la actualidad se ha convertido en un símbolo permanente de paz. Al finalizar la guerra, los ciudadanos de Hiroshima decidieron conservar esta emblemática estructura, que tuvo que ser reconstruida varias veces desde 1967.

genbaku-hiroshima

Museo de la bomba atómica

bomba-atomica-hiroshima-reloj

También conocido como Museo Memorial de la Paz, Archivo Memorial de la Bomba Atómica, Museo Conmemorativo de la Paz o simplemente Museo de la Paz. Se trata de una visita obligada si quieres conocer lo que realmente sucedió aquel trágico 6 de agosto de 1945. El Museo ofrece detalladas explicaciones y contiene numerosos objetos personales de las víctimas, fotografías y documentos. Te avisamos: en algunos momentos, al recorrer sus estancias, puede sobrevenirte una profunda tristeza o un inquietante desasosiego. Muchos japoneses, aunque intentan contener su emoción, lloran desconsoladamente mientras visitan el Museo y, créenos, esos gemidos y suspiros no los olvidarás fácilmente.

museo-bomba-atomica-hiroshima

El Museo fue inaugurado en agosto de 1950 y también es obra de Tange Kenzo, el arquitecto que diseñó el Parque. En un principio su objetivo era acoger una colección de objetos relacionados con la explosión atómica que formaron parte de una exposición que tuvo lugar en la ciudad en 1949. En 1994 el Museo vivió una profunda renovación y se ampliaron sus instalaciones.

objetos-victimas-hiroshima

El Museo ofrece una información detallada sobre los orígenes de la bomba, el contexto histórico enmarcado en el final de la Segunda Guerra Mundial, el proceso de fabricación de la bomba, los planes del ejército norteamericano, los efectos sobre la población de Hiroshima o los testimonios de los supervivientes. Es una visita realmente indispensable y no te lo puedes perder si viajas a Hiroshima.

reloj-hiroshima-bomba

victimas-bomba-atomica

museo-bomba-japon

museo-hiroshima-bomba

Monumento a la paz de los niños

monumento-sadako-hiroshima

Se le conoce también como “Monumento a las Mil Grullas” o “Monumento de Sasaki Sadako”. Su historia está íntimamente asociada a la vida de una niña llamada Sasaki Sadako, que tenía tan sólo dos años cuando cayó la bomba sobre Hiroshima. Aquel día sobrevivió a la explosión huyendo con su madre, pero no pudieron evitar el contacto con la tristemente famosa “lluvia negra”, la lluvia radiactiva que siguió a la explosión.

monumento-ninos-hiroshima

Once años después, en 1955, los médicos le diagnosticaron leucemia e ingresó en un hospital. Sadako entonces se acordó una antigua leyenda japonesa que dice que si creas mil grullas de origami tus deseos se cumplirán. Cuando ingresó en el hospital Sadako empezó a crear grullas de origami y poco a poco su familia, sus amigos y hasta el personal médico le ayudaron en su tarea. Falleció ocho meses después, rodeada de más de mil trescientas grullas. Sus compañeros de escuela propusieron levantar una escultura en su memoria, y pronto muchas escuelas de todo el país se ofrecieron para reunir fondos. Por fin el 5 de mayo de 1958, fecha que coincide con el Día de los Niños en Japón, la escultura fue presentada al público. Desde entonces, cada día numerosos grupos de estudiantes de primaria y secundaria acuden al Monumento a traer  sus grullas y ofrecérselas a Sadako.

hiroshima

Pabellón Nacional Conmemorativo ce la Paz ce Hiroshima para la víctimas de la bomba atómica

museo-hirsohima-victimas

Se trata de un pequeño edificio que contiene más de 100.000 relatos, fotografías y testimonios en vídeo de los supervivientes. Se inauguró en 2002 con el propósito de rendir homenaje a la memoria de las víctimas de la bomba atómica. Es el complemento idóneo a la visita del Museo de la Bomba Atómica.

museo-victimas-bomba

El Parque Memorial de la Paz es sin duda un lugar muy especial, único en el mundo, donde los sentimientos experimentan una extraña sacudida, y donde el silencio nos recuerda que todos somos ciudadanos del mismo planeta. El Parque Memorial de la Paz permanece ahí, como un símbolo de una gran belleza y a la vez aterrador, para recordarnos el horror que un día causó en Hiroshima la explosión de una bomba atómica. “Descansad en paz, porque no permitiremos que esto vuelva a ocurrir”.

hiroshima-victimas-bomba

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *