,

Ramune: el refresco japonés famoso por su original botella

ramune

En Japón existen diferentes tradiciones, eso está claro. Diferentes maneras de comer, vivir o trabajar. Pero, curiosamente, también existen diferentes maneras de tomar un refresco.

El Ramune se ha hecho mundialmente famoso no por su sabor, sino por el diseño de su botella, que está fabricada con vidrio y está sellada con una canica, que se mantiene en su sitio gracias a la presión generada por la carbonización de la bebida. La botella se abre empujando con un pequeño instrumento incluido en la tapa. Para evitar que la canica caiga en el líquido una vez se haya abierto la botella, el cuello se estrecha lo suficiente como para que la canica quede atrapada entre éste y la boquilla.

ramune

Ramune cuenta con una amplia gama de sabores

La primera vez que uno bebe Ramune, resulta difícil evitar que la canica obstruya el orificio de la boquilla e interrumpa el flujo de la bebida. Después de unos intentos, se vuelve más fácil. Aún así, se diseñó un nuevo cuello de la botella que mantiene la canica en sus sitio. El diseño característico de su botella se conoce como ‘botella de cuello Codd, en honor a su inventor, Hiram Codd.

ramune-como-abrir-botella

Este gráfico muestra cómo abrir una botella de Ramune. Fuente: web Crown Trading Co.

Existen muchos sabores diferentes, pero el original es lima-limón. De hecho, la palabra ‘Ramune’ nació de la pronunciación japonesa del inglés ‘lemonade’. Otros sabores son: plátano, chicle, kimchi, pulpo y wasabi.

En Japón se conoce como la bebida del verano, tanto que el sonido que hace la canica al caer se asocia a las noches de verano japonesas en las que un Ramune bien frío es la mejor manera de refrescarse. Curiosamente, entre los niños es popular no sólo porque les recuerde al verano, sino porque creen que la botella se asemeja a la cara de un extraterrestre.

Si alguna vez necesitáis ayuda para abrir una botella de Ramune, aquí tenéis un vídeo que lo explica perfectamente:

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *