, ,

Las randoseru, mochilas japonesas con siglos de historia

randoseru-3

Fuente: goinjapanesque.com

Las randoseru son las típicas mochilas de cuero (o imitación) que usan todos los niños japoneses durante los seis años de educación primaria.

De todas las tradiciones centenarias japonesas, el uso de las randoseru es una de los más inesperados. Sorprendentemente, su origen se remota al período Edo, hace aprox. 200 años, y están inspiradas en el diseño de las ‘ransel’ (palabra de la que deriva ‘randoseru‘) que se usaban en los Países Bajos. Fue una de las muchas reformas que se hicieron en aquella época para ‘occidentalizar’ el país y, en particular, el ejército. Fue en 1887 cuando se comenzaron a usar las randoseru como mochilas para los alumnos de primaria. El príncipe heredero fue el primero en llevar una al colegio, cuyo diseño era prácticamente idéntico al de las mochilas del ejército para honrar a sus tropas. Desde entonces, se ha convertido en un artículo imprescindible para todos los niños japoneses.

randoseru-2

Fuente: carryology.com

Debido al elevado precio de las randoseru (alrededor de los 40.000 yenes en los modelos más básicos, es decir, unos 300 euros), la mayoría de los japoneses no pudieron permitírselas hasta el crecimiento económico que se produjo en el país tras la Segunda Guerra Mundial. Aunque parezca una cantidad desmesurada para una mochila, hay que tener en cuenta que las randoseru son manufacturadas con materiales de primera calidad y que aguantan décadas de uso diario.

Tsuchiya, una de las empresas confeccionadoras de estas mochilas más características, decidió celebrar su 50 aniversario poniendo a la venta nuevos modelos de randoseru para adultos. A pesar de costar 100.000 yenes (762 euros) la unidad, este modelo ha sido un éxito rotundo en Japón. En todas las ocasiones que salieron a la venta, se agotaron el primer día.

randoseru-1

Fuente: Tsuchiya

Os dejamos aquí un vídeo que explica el proceso de manufacturación de las randoseru:

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *