“Shin Godzilla”, vuelve el monstruo más famoso de Japón

shin-godzilla

A finales del pasado mes de agosto mi hija Isabel y yo viajamos por primera vez a Japón. Imaginaos nuestra alegría – especialmente la mía, no os voy a engañar – cuando nos topamos en la cartelera tokyota con nada más y nada menos que una nueva entrega de la saga Godzilla. “Shin Godzilla” emergía ante nosotros con la misma fuerza con la que el monstruo surge en la gran pantalla de las profundidades marinas. 

Y una ocasión así se merecía una sala a la altura, así que nos fuimos a los Toho Cinemas que se encuentran en Roppongi Hills, una de las zonas más vanguardistas de Tokyo. Allí nos presentamos una noche para ver “Shin Godzilla”, y como seguro que os estáis imaginando, en japonés y sin subtítulos. La experiencia fue agridulce, no vamos a negarlo, porque por un lado no entendimos nada de los abundantes diálogos que aparecían durante la película, pero por otro, nos sobrecogió la música de Akira Ifukube, la partitura original de 1954 y los efectos especiales que mostraban a un Godzilla que mutaba a lo largo de la película y que devastaba todo lo que encontraba a su paso.

shin-godzilla-cartel

Cinco meses después de nuestro viaje a Japón, “Shin Godzilla” se ha estrenado en las pantallas españolas y como es lógico no tardamos mucho en ir a verla, de nuevo en versión original en japonés, pero esta vez con subtítulos en español.

Shin Godzilla” (Shin Gojira, en su versión original) es la vigésimo novena entrega de la saga, la trigésimo primera, si contamos las dos producciones norteamericanas de 1998 y 2014. El proyecto puede considerarse una recreación del espíritu original de la saga iniciada en 1954, enmarcada en un ambiente post-nuclear (Hiroshima y Nagasaki, por aquel entonces, y Fukushima, en la actualidad). Incluso, la película cuenta con diversos homenajes a la primera producción dirigida por Ishiro Honda, como su impresionante banda sonora y los gritos originales del monstruo.

“Shin Godzilla” está co-dirigida por Hideaki Anno, responsable de la serie “Neon Genesis Evangelion” (1995-1996) y Shinji Higuchi, el mago de los efectos especiales y director de la celebrada “Ataque a los titanes” (2015). La película está cargada de crítica social y política, que se evidencia en las permanentes reuniones que mantienen los diversos comités de crisis que se organizan para luchar contra Godzilla: gobierno, ayuntamiento, ejército… La inoperancia de los líderes japoneses resulta irritante, a lo largo de la película se suceden interminables conversaciones inútiles, una alusión evidente a la mala gestión atribuida a las autoridades niponas durante la crisis provocada por el accidente nuclear de Fukushima en 2011. Mientras Godzilla convierte en ruinas todo lo que encuentra a su paso, los burócratas se enredan en protocolos y reuniones que desesperan al espectador.

Aunque parezca mentira “Shin Godzilla” es una película de cine político, supone una reinvención inesperada del mito creado por la productora Toho en 1954, una revisión actualizada y con dardos envenenados que van directos al inconsciente colectivo de los japoneses, donde la burocracia, el culto a la autoridad y la amenaza nuclear ocupan un espacio destacado.

“Shin Godzilla” desconcierta desde su comienzo, al igual que la primera entrega de la saga sorprendió en su día por su mensaje pacifista y antinuclear, tras la ocupación de Estados Unidos que duró hasta 1951 (aunque las tropas norteamericanas aún continúan en Japón), y tan sólo nueve años después de la rendición japonesa que marcó el fin de la Segunda Guerra Mundial. No en vano el gran Akira Kurosawa incluyó Godzilla en el puesto 34 en su lista de sus 100 películas favoritas.

shin-godzilla

“Shin Godzilla” recupera ese espíritu crítico, que tanto contrasta con el universo hollywoodiense, y lo combina con ese ritmo sosegado tan característico del cine japonés. Se trata de una película impersonal, pero a la vez coral, donde los personajes no tienen un especial protagonismo, eclipsados por la sombra omnipresente de Godzilla, y nunca llegan a conectar emocionalmente con el espectador. Sin embargo, la trama va avanzando con fuerza, acompañando al monstruo en su evolución, uno de los rasgos más característicos del Godzilla contemporáneo, ya que a diferencia de sus predecesores, en “Shin Godzilla” el monstruo experimenta sucesivas mutaciones a lo largo de la historia. 

En resumen, “Shin Godzilla” plantea una nueva formulación del mito y constituye una revisión en toda regla de la metáfora más famosa del miedo japonés a la amenaza nuclear.

shin-godzilla

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *