Entradas

Ghost in the Shell: un cascarón sin alma

ghostintheshell1

Lo que hacía especial al manga The Ghost in the Shell era su contenido filosófico, espiritual y ético. La versión americana en cine no se centra tanto en esto, sino más en los elementos superficiales como la fotografía y los efectos especiales.

En ocasiones parece que Ghost in the Shell te ahoga con efectos especiales impresionantes y una fotografía excelente para distraerte del hecho de que ha perdido casi todo su trasfondo ético y filosófico.

Creemos que no existe un conflicto lo suficientemente potente como para mantenerte intrigado durante la película, por lo que la resolución de dicho conflicto tampoco resulta satisfactoria. El villano, que podría considerarse incluso más importante que el protagonista, nos resultó insípido y carece de un motivo que justifique sus acciones -simplemente es ‘malo’ porque sí. A decir verdad, ninguno de los personajes generó un impacto emocional en nosotros. A lo largo de la película no se generó un vínculo entre los personajes y el espectador, por lo que el destino de los personajes no causó ninguna emoción.

ghost-in-the-shell2

Desde nuestro punto de vista, los actores tampoco fueron capaces de darle alma a sus personajes. Aunque la actuación de Scarlett Johansson no es mala, ni mucho menos, en ocasiones nos pareció demasiado fría y robótica. Podría considerarse que es parte del papel, ya que Mayor es una cyborg, pero ni en el manga ni en el anime la protagonista se comporta de manera diferente a los humanos. De los actores secundarios destacó el legendario actor japonés Takeshi Kitano en el papel de Daisuke Aramaki, el jefe de la Sección 9.

En ocasiones, nos pareció que Ghost in the Shell se asemeja sospechosamente a otras películas. La narrativa nos recordó demasiado a la saga Bourne (el protagonista es una máquina de matar que intenta recordar su pasado y encontrar su identidad), mientras que la fotografíaes muy similar a Blade Runner. Estos dos ejemplos superaron, ya sea en taquilla o en buenas críticas, a Ghost in the Shell, Bourne como blockbuster de acción y Blade Runner como sci-fi filosófico.

ghostintheshell3

En conclusión, Ghost in the Shell es la última película en añadirse a la larga lista de adaptaciones americanas fallidas de mangas/animes, como lo fueron Avatar: la leyenda de Aang y Dragon Ball. Quizá esto demuestra que deberíamos dejar estas adaptaciones a los propios japoneses, aunque curiosamente Ghost in the Shell ha sido recibida de manera positiva en Japón.

Ghost in the Shell nos pareció un espectáculo visual con una gran banda sonora, pero es inevitable darse cuenta de que, por algún motivo, su verdadero mensaje espiritual se ha perdido en la producción.

Ghost in the Shell nos resultó, irónicamente, un cascarón muy vistoso sin alma en su interior.

Ghost in the Shell y Death Note, dos casos de racismo hollywoodiense

Ghost in the Shell y Death Note: las dos películas japonesas en las que no aparecen actores japoneses.

ghost in the shell 1

Este 2017 se estrenarán dos grandes películas japonesas: Ghost in the Shell y Death Note. Para los otakus y fans de los mangas esto sería una gran noticia si no fuese por este gran problema: ninguna de las dos está protagonizada por actores japoneses.

La representación de Japón en Hollywood se limita a estereotipos, por lo que grandes producciones como Ghost in the Shell y Death Note son las oportunidades perfectas para los actores y actrices americano-japoneses cuyas opciones estaban limitadas a geishas o cerebritos informáticos.

deathnote-netflix

Los personajes de Mayor (Ghost in the Shell) y Light Yagami (Death Note) son japoneses y, por tanto, de raza asiática. Sin embargo, ni Scarlett Johansson ni Nat Wolff tienen un gramo de sangre japonesa o siquiera asiática. Para defender sus decisiones de casting, Netflix argumenta que su nueva versión de Death Note está ambientada en Seattle, lo que significa que el protagonista puede ser blanco sin que resulte ‘ofensivo’. Al parecer Netflix ha decidido que en Seattle no existen adolescentes y jóvenes de ascendencia japonesa, o que en América un asiático no puede ser el protagonista de una gran aventura. Ghost in the Shell ni siquiera puede usar esta excusa, ya que la película transcurre en la ciudad de Tokio, cuya población es 90% japonesa, pero que está protagonizada por los que deben ser los únicos ciudadanos blancos de Japón.

En Hollywood lo que importa son los ingresos, y las productoras temen que un protagonista asiático en un ‘blockbuster‘ (películas de alto presupuesto y grandes ingresos) no triunfe con una audiencia mayoritariamente occidental y caucásica. Pero, ¿por qué no puede existir una película de acción protagonizada por una mujer japonesa? ¿O un thriller protagonizado por un adolescente japonés?

ghostintheshell 2

Aunque Ghost in the Shell parece haberse mantenido fiel al manga y los efectos especiales son impresionantes, Death Note ha perdido todo lo que convertía al manga en único sin aportar nada nuevo. ¡Ni siquiera está ambientada en Tokio! Esto no quiere decir que la película sea mala, pero no se debería considerar una adaptación del manga, simplemente una versión americana que se ha tomado muchas libertades.

Puede que la raza de un personaje no sea lo más importante, pero sí lo es para un actor. Si la raza no es tan relevante, ¿para qué cambiarla? Los actores americano-japoneses se merecen la oportunidad de poder entrar en el mundo de Hollywood, y casos como los de Death Note y Ghost in the Shell les quitan las únicas que tienen al darle los papeles escritos para ellos a actores blancos.