Entradas

,

Los konbinis y su éxito en Japón

img_4641

Fuente: Japonko

Cualquiera que haya visitado Japón sabe que los konbinis son una parte imprescindible de la vida diaria de los japoneses. Al igual que los jidohanbaiki (máquinas expendedoras), los konbinis están por todas partes y abren a todas horas.

La palabra konbini (コンビニ) viene de convenience, que significa comodidad en inglés. El nombre es muy preciso, ya que estas tiendas son tan exitosas en Japón debido a la comodidad que proporcionan a los trabajadores de este país, ya que abren a todas horas. La mayoría de ellos tienen horarios muy estrictos y necesitan invertir el menor tiempo posible en comer. Los konbinis venden todo tipo de comida japonesa, ya sea fría o caliente, ya que calientan la comida allí en el momento. Muchos de los konbinis también tienen espacios para comer, normalmente barras muy estrechas para comer en solitario, como hacen la mayoría de los trabajadores japoneses.

img_4642

Fuente: Japonko

Las convenience stores nacieron en Estados Unidos en 1927 y llegaron a Japón en 1974, cuando se abrió el primer 7-Eleven japonés. El éxito de estos establecimientos en el país del sol naciente fue desmesurado. En 1974 existían 1.000 konbinis en Japón. En 1996 había 47.000, una por cada 2.000 habitantes.

Las dos empresas de konbinis más grandes de Japón, 7-Eleven y Lawson, son de origen estadounidense. En 2005, 7-Eleven se convirtió en una empresa subsidiara de Seven & i Holdings, un grupo minorista japonés. En 2001, el grupo Mitsubishi compró todas las acciones de Lawson.

konbini-3

Fuente: https://bartman905.wordpress.com/2010/07/22/konbini/

Para los viajeros con un presupuesto limitado, los konbinis son perfectos para la alimentación diaria debido a su reducido precio, comparado al de un restaurante corriente en Japón.

Los konbinis, a pesar de ser de origen americano, se han convertido en una parte imprescindible de la cultura japonesa moderna y de la vida diaria de los japoneses.

,

Las jidohanbaiki: las máquinas expendedoras de Japón, imposibles de perder de vista

El número de habitantes en Japón es aproximadamente de 130 millones. ¡Por cada 23 de ellos hay una máquina expendedora! No sorprende descubrir que es el país con mayor número de máquinas expendedoras, conocidas como jidohanbaiki, por habitante, sobre todo para los que hayan visitado el país del sol naciente. Encontrarse una de estas por las calles de Japón es inevitable, incluso en los pueblos más pequeños y recónditos del archipiélago.

Las más comunes (e imposibles de perder de vista) son las de bebida. Curiosamente, no sólo venden bebida fría, sino que también ofrecen bebidas calientes como café. Para diferenciar lo más fácil es fijarse en el color de la etiqueta del precio: si es de color azul, la bebida será fría; mientras que si es de color rojo, la bebida será caliente. Acertar con tu bebida es complicado, ya que a no ser que sepas leer japonés, no sabrás qué acabas de comprar hasta que te lo bebas.

jidohanbaiki-2

Pero no sólo existen las típicas máquinas expendedoras también comunes en Occidente, sino que se pueden encontrar jidohanbaiki de todo tipo. Por ejemplo, de arroz, de paraguas (ya que en Japón es vergonzoso no llevar paraguas en la calle mientras llueve), de camisetas, de corbatas (esencial en el ámbito laboral japonés), de mascarillas (ya que es de mala educación no llevar mascarilla si estás enfermo) e incluso de juguetes (aunque son menos comunes).

jidohanbaiki-5

Fuente: http://www.japan-talk.com/jt/new/japan

También es muy común encontrarse jidohanbaiki que venden comida caliente como ramen, pizzas o hamburguesas.

jidohanbaiki-4

Fuente: http://www.japan-talk.com/jt/new/japan

Algo muy curioso de las máquinas expendedoras en Japón es que no sólo se encuentran en espacios cerrados como los ‘Conbinis‘ o el metro, sino que están por todas partes, incluso en espacios rurales. No te preocupes por pasar hambre o sed en Japón, ¡las jidohanbaiki siempre estarán a tu servicio!

jidohanbaiki-3

Debido a que la tasa de vandalismo en Japón es prácticamente inexistente, apenas existen jidohanbaiki estropeadas o maltratadas, por lo que mantenerlas e instalar nuevas le resulta muy barata a las empresas dueñas.

Os dejamos un vídeo muy especial para que podáis comprobar la importancia de las jidohanbaiki en la cultura japonesa.